FUENTE: Autorevista

La Asociación de Fabricantes de Automóviles Europea (ACEA) da la bienvenida a los dos nuevos ensayos para medir las emisiones de los automóviles y furgonetas, que ha entrado en vigor el 1 de septiembre.

La nueva prueba de laboratorio, denominada WLTP (del inglés, Worlwide harmonized Light Vehicles Test Procedures), introduce condiciones de prueba mucho más “realistas”, según manifiestan desde la asociación, para la medición de contaminantes y emisiones de CO2 que la anterior prueba de laboratorio (NEDC). Por lo tanto, proporcionará una base más exacta para medir el consumo de combustible y las emisiones de los vehículos.

Además, se incluye otra prueba adicional, la de conducción real de las emisiones (RDE), que también se aplicará a partir de septiembre y que convierte a Europa en la primera región del mundo en implementar dicho proceso.

Bajo la RDE, el coche será impulsado en la vía pública en un amplio rango de condiciones utilizando aparatos móviles de medida para confirmar los datos aportados por las pruebas de laboratorio.

“La industria del automóvil ha invertido mucho para lograr mejoras significativas en las emisiones de los vehículos Euro 6. RDE-compatible”, declara el secretario general de la ACEA, Erik Jonnaert. “Creemos que la introducción de esta última generación de vehículos diésel jugará un papel importante en ayudar a las ciudades en pos del cumplimiento de los objetivos de calidad del aire”, concluye.

La RDE también supone una prueba en común a nivel europeo, lo que ayudará a evitar la confusión cansada por el uso de multitud de pruebas, cada una con diferentes e incompatibles métodos y resultados.